05 diciembre 2009

Un mundo de fantasía


Yo no sé, pero tiene su sentido que la fantasía sea fantasía y la realidad sea realidad. Y que sean dos chicas distintas tiene sentido también. Porque yo puedo fantasear con matar a mi jefa, pero la verdad, no me animo y me parece que menos mal. Porque no habrá de ser fácil bancarse sus neurosis cotidianas y de hecho no lo es, pero más difícil es saber qué hacer con un fiambre. Entonces queda sólo en el terreno de la fantasía, lo cual además me permite -diría nos permite, seguro que por lo menos un cómplice consigo- repetir, una y otra vez "¿y si la matamos?".
Las fantasías homicidas son muy útiles a la hora de pretender un momento de relajación. Ella, el vecino imbécil que tengo, el verdulero -el gordo, no el de bigotes- que me pone los tomates reventados, la pendeja esa que me manda cadenas de mails, Baby Echecopar y sus equivalentes, el perro del vecino imbécil que tengo (fantasías perricidas tengo muchas también, todo el tiempo).

Otro orden de fantasías, se sabe, son las eróticas. También recomendables para relajarse, o todo lo contrario, sumamente apropiadas en casos de insomnio, neuras o burdo aburrimiento. O sencilla -o compleja- mente puro y concreto deseo.
Aunque decir deseo concreto también es medio oximorónico (anotando, chicos de la RAE), porque ¿cómo habría de ser concreto algo tan etéreo como el deseo?  Deseo es un chico que provoca tanto a la fantasía como la realidad. Y ambas, las chicas, juegan con él.
Con las eróticas, yo también creo que es bueno que la fantasía sea fantasía y la realidad realidad. Porque puede ser delicioso imaginar que una persona se coló en mi casa con ánimos oscuritos, pero convengamos que si alguien llega a entrar de sopetón posta, lo último que haría sería abrir las piernas, con perdón de la guarrada.

Aunque Sartre diga (pah, vó, es que toy intelectual y te lo digo en uruguayo) que lo imaginario posee materialidad, esa materialidad (lo dice él también, no es que se lo esté afanando) no es igual que la propia materialidad de lo real. Yo sí le agrego un "por suerte", por el bien de la convivencia social. Porque pongámosle por ejemplo la fantasía de poder: la gente que suele tener fantasías de ocupar espacios de poder (que no se toma, decía Foucault -sí, sí, hoy el cognac me pegó así- sino que se ejerce en cualquier relación social) en general es gente jodidita. Porque no es que piensa en un poder socializado (como cantábamos -ay, qué pelotudos- en el PI: socializar la riqueza, la cultura y el poder) sino en un poder para joderle la vida al prójimo (y como en la Sagrada Biblia, en los Edictos policiales, en la Constitución o en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre -parece que las minas zafamos- no dice nada acerca de joderle la vida al prójimo), y entonces es mejor que quede en el orden de la fantasía. Lograr "ese" puesto, estar en "ese" lugar o tener "esa" fama suelen ser pretensiones de gentes inescrupulosas.

"Que tus fantasías se hagan realidad" podrá tener buena prensa, pero pensémoslo. Con la realidad (iba a decir con la puta realidad, pero queda medio feo) alcanza y sobra.



Xul Solar, Puerto Azul - 1927

6 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Una mina sin derechos siempre tiene cabida en Paradela. Y si, aún para más es una intelectual que puede instruirme-destruirme
(para aprender de nuevo hay que desaprender), ni siquiera necesita traer vino. El vino y la comida, los pongo yo. (Vós ponés el avión para cruzar el charco).
Gracias por tu visita pero ¿cómo llegaste allá?

Gra dijo...

María Jesús, de acuerdo con desaprender. Más vida vivida, fijate, y más cosas que desaprender y eso está buenísimo (y paso absolutamente del mote de intelectual, sin falsa modestia y más bien con honestidad).
Y en cuanto a tu visita, fue porque vos misma llegaste acá antes y dejaste un comentario. Desde ese momento empecé a seguirte (y sorprenderme). Entiendo que el vínculo es Pájaro, pero quién sabe ya nada en estas intrincadas redes...
Salud! (con un tinto, claro)

Laura dijo...

Totalmente de acuerdo con ésto que mejor que las fantasías queden ahí, para arrimarse cuando una tiene ganas. Te pongo un ejemplo: a toda o casi toda mina de nuestra edá (no vamos a andar repitiendo cosas serias todo el tiempo) le vuelan los patos el Dr House. Pongámosle. Tipo retorcido, jodido, mal llevado si los hay, pero una (yo) suspira con cada minuto de jodidez y lucide. Ahora, de ahí, a que me cague una cena, ni a palos. Que me tire en la jeta cada boludez que me mando, todo el tiempo, ni ahí. Así que mejor, lo dejamos ahí, en ese lado claro del corazón, al ladito, sentado junto a, qué se yo, un Clapton..Pongámosle...

El Pichi dijo...

Che y un sueño es una fantasia?.Anoche soñe que iba a ver un departamento,cuando me abren la puerta del mismo, el propietario resulta ser el mismisimo mariano grondona(me niego a poner con mayusculas a ese minusculo), quien me recibe en compañia de su compinche berni neustadt(vivo).En fin, luego el sueño (o pesadelha diria Diegote) continua en su desarrollo, y me enrosco en peleas dialecticas sobre todo con berni porque el otro se habia ido no se adonde.No importa.¿Esto como se supone que se interpreta?,¿viene siendo como una fantasia negativa?, ¿ o estoy en serios problemas mentales?.

mujerdeole dijo...

Con una copa de tinto en la mano me animé a pasar por los breves presentes y me quedo encantada un rato no tan breve.
Acuerdo con el post ciento por ciento (capítulo aparte lo del mote de pelotudo al cantito del PI, todavía me estoy riendo como con un clip de Bombita Rodriguez)). Mejor que las fantasías, sobre todo "esas" (las eróticas digo) queden en el universo de las fantasías. Así como Laura confiesa su meloneo con Dr. House, yo hace rato muero de amor por el nuevo chico bueno de Hollywood, Mark Ruffalo. En mis fantasías es perfecto pero si lo conozco seguro que no le gusta el fútbol, quiere que le cocine y no conoce a Elis Regina. En resumen resulta un fiasco.
Que se quede en las pelis.
Besos Gra.

Gra dijo...

Laura y Mujer de Olé (bienvenida, vos y tu copa de tinto), me alegro que coincidamos en cuanto a "aquellas" fantasías... nada más tremendo que el galán soñado, sea un tipejo común y corriente, y encima un amargo (o que pretenda que le cocinemos!!!). Un Dr. House, un Mark Ruffalo, están bien así, siendo exactamente lo que nosotras queremos que sean.

En cuanto a vos Pichi... yo fantasías negativas no conozco, pero este sueño tuyo lo único que me sugiere es que en realidad no querés mudarte nada. O sos un masoca. O estás en serios problemas mentales.
De todos modos, para convertirlo realmente en una fantasía, yo digo que lo alquiles y que pensemos qué cosas podemos hacerle al momento de devolverlo al siniestro matrimonio (¿no estaban muertos los dos?)