14 junio 2010

Historias de ficción, más o menos policiales, que pasaron denserio

El flaco se alquiló un depto bien grande en el Docke. Desde el balcón, a veces, se veía algún barco inmenso entrando en el Dock y parecía una alucinación. Mi viaje de su casa a Ciudad Universitaria era divino, por la costanera, con el 33. El día de la mudanza nos dimos cuenta de que no había luz y un vecino nos hizo una conexión promocional, gratis y para siempre, bienvenidos al Docke. Ahí mismo, ante otro problemita -donde dos patrulleros con sus licuadoritas encendidas pararon en la puerta de casa y tocaron el rimbre, mientras nosotros esperábamos en la esquina- cuando todo pasó y nosotros volvíamos a casa, se acercó otro vecino diciendo: "no sé ni me importa qué problemas tenés con la ley, pero te aviso que hace un rato estuvieron acá".

Las promociones de los años setenta de los liceos militares habían dado individuos extraños, adolescentes expulsados en su mayoría por insubordinaciones reiteradas (claro) y muchos de los cuales terminaron como fierreros militantes de organizaciones armadas, algunos, otros narcotraficantes, los que siguieron en su mayoría habrán terminado como milicos represores. Lo surtidos que somos. El Ricky militaba en el ERP desde los17 años, había sido compañero de liceo de Fer, que militaba en una orguita anarquista. En 1989 lo mataron en el robo en una pizzería en Banfield (él era el que robaba). Lo leímos en el diario.

Al Gusti -qué será de la vida del yourugua- lo agarraron guardándose cosillas en los bolsillos, en un Disco, ponele. Cuando el tipo de seguridad le dijo "acompáñeme", lo hizo sacar cada producto escondido en bolsillos internos y externos y le lanzó "lo dejás acá, lo pagás y te vas", a lo que el Gusti lo miró desafiante y le dijo: "¡Ah, no hermano, ahora me querés afanar vó a mí!".

Yo esperaba el colectivo en Flores, a mitad de cuadra en una madrugada helada. El patrullero paró al lado mío, bajó un policía, tocó el timbre del portero de un edificio que estaba tras de mí: "¿Quién es?", se escuchó después de un rato bastante largo. "La policía, señora". Dejé pasar el 126, mientras escuché la voz, incrédula: "¿¿¿Quién???" El uniformado miraba a su compañero sentado en el patrullero e intentaba otra vez. "La policía señora, queremos hablar con usted". El recuerdo de la cara del cana me alegró el resto del día, cuando la señora lanzó: "¿Pero por qué no te vas un poco a la reputísima madre que te parió"?

Como cada tanto, le robaron la cartera a Mariale. El policía que le tomaba declaración (porque sólo con la denuncia era posible llamar al remolque para llevarse el auto cuya llave.... bueno) escribió con dotes literarias: "observó, con sumo desagrado, que no estaba su cartera".

Todo el planterío de casa se había armado con gajitos prestados o "robados" de otros jardines, y todo el jardín estaba maravillosamente lindo. Que salir con un cuchillito a buscar más gajitos podía constituir una situación policial lo supe cuando Edu y el flaco contaron que la cana los paró -por portación de rostro- y cuando les vieron el cuchillo (ni Tramontina era) terminaron en el piso, brazos y piernas abiertas y demorados por averiguación de antecedentes.

6 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Me encantaron tus microrrelatos.
Pocas veces te pones, pero cuando lo haces, "estás sembrada" (no sé cómo se traducirá por esas latitudes, pero me encanta esa expresión).

Laura dijo...

Marcha universitaria avanza por Diagonal. Cerrojo policial. Canas impávidos bloquean la calle. Se acerca uno a negociar el paso. Canas enloquecen, se adelanta un jefecito, y empieza a gritar, haciendo gestos con la mano, palmas para abajo, que suben, que suben "Al dorso, muchachos, al dorso....en retirada muchachos...."

Gra dijo...

Hola María Jesús! no sé si tiene traducción, eso de "estar sembrada". Pero se agradece... mujer, que me suena muy bien! Un abrazo.

Laura, me dio un ataque de risa, por un rato largo: hay que armar un blog colectivo con un anecdotario policial, por favor! debe haber miles, y seguro todo el mundo tiene alguna que escuchó, vio o vivió.... al dorso... qué divertido.

emeygriega dijo...

Qué bien escrito, Gra. De lo mejor que leí en tu blog. Denserio.


p.d.:Tengo una policial denserio pero es demasiado íntima para el blog, espero verte en persona y te la cuento.

Gra dijo...

Seré honestísima, Eme, y te diré que no conté todas las policiales que me pasaron en la vida (de hecho ahora que veo, no conté ninguna mía, jua)
Mi pasado lumpen me condena, para qué negarlo.... un día destos las cuento, denserio.
Abrazo, nena, y no te me pierdas....

mariajesusparadela dijo...

No se puede comentar en tu post actual.
Por eso comento en éste.
Si supiéramos previamente el resultado de cada día, si pudiéramos variar y diluir las pesadillas, haríamos lo mismo. Los seres humanos no aprendemos nunca.
Pero supongo que eso no es malo.