29 noviembre 2011

Cuestión contemporánea

Que haya maniquíes gordos podría verse como un notable progreso social.


Pero hasta que las maniquisas no vengan con una marcada celulitis, o las tetas caídas o los maniquises con los tobul chiquititos, la batalla no estará ganada.

2 comentarios:

tres dijo...

Pero es un avance, compañera!

Un beso enorme y un gracias totales por lo que ambas sabemos.
Empiezo mis vacaciones y con ellas, mi esparcimiento bloggeril.

G dijo...

Alégrome de ellos, Eme. Ya era hora, che.