11 agosto 2010

Pero también pudo pasar que...

Porque no siempre lo que pasó es lo único que pudo haber pasado.
Porque el azar, un estado de ánimo, el clima, una palabra, una copa de menos, un prejuicio, un cambio de opinión, un polvo o la situación política pudieron haberlo cambiado.
Porque el tiempo puede volver a atrás aunque más no sea en forma de imagen en nuestras cabezas, y entonces resultar que

de no haber sido mis profesores de ciencias exactas en el secundario todos unos fascistas y el de filosofía un bombonazo, también pudo pasar que lo mío no fueran precisamente las ciencias sociales.
de no haber tenido 18 en el 83 me hubiera perdido la fiesta de mi vida. 
de no haber conocido el sexo sin el sida, me hubiera perdido la fies...(ah, ¿ya lo dije?)
si fuera un poco más alta tendría otra actitud, estoy segura. Más relajada, quizás. 
también pudo pasar que al llegar a esa esquina no me hubiera asustado y que entonces la vida me cruzara con Eduardo, amor intenso y breve del que aprendí tanta cosa.
que nos hubiéramos entendido, pudo pasar, y no haber perdido cada rastro del otro, tamaña estupidez teniendo en cuenta cuánto supimos entendernos.
que creyera en Dios, haciendo un esfuerzo inmenso.
O que fuera vegetariana, y entonces qué desperdicio la parrilla en el patio, con todo respeto por las pizzas a la parrilla y la parrillada de vegetales. Pudo pasar también que no me gustara el vino tinto para acompañar esos asados, y entonces quizás media fórmula de un rato de felicidad.
O que estuviera cocinando algo en lugar de escribir esta huevada, y no lamentarme dentro de dos horas porque tengo hambre y no hay un pito pa morfetear.

6 comentarios:

Horacio Gris dijo...

Es la estructura policausal de la vida. Si de chico yo hubiera tenido una pileta grande en vez de una pelopincho, estoy seguro de que sería nadador profesional.
Mis profesores de ciencias exactas no eran fachos -o al menos yo nunca tuve esa certeza- aunque curiosamente tenían apellidos de represores...pero eso no tuvo que ver con mi elección de carrera, mas bien no tuve opción debido a mi absoluta incapacidad para las certezas (en cualquier sentido o aspecto).

saludos!

mariajesusparadela dijo...

También podía haber sucedido que tu no fueses tu.

Güille dijo...

Seguramente, si fueras más alta, no serías tan peleadora...

Gra dijo...

Horacio, pensaba en lo abritrario del destino humano... igual, lo mío son también las incertezas, fijate que la elección de una carrera fue por algo tan pueril....

Es que si yo no fuera yo, María Jesús, cómo podría haber pensado esta idiotez....

Güi.... ¡¡¡¡se te habrá escapado!!!

Laura dijo...

Me encantan estas huevadas, me encanta pensar qué hubiera (o hubiese) pasado si mi profesora de castellano no nos hubiere perforado el mate haciéndonos estudiar de memoria todos los tiempos verbales y recitarlos de corridito: yo canto, yo cantaba, yo cante, yo cantaré. Yo he, yo había, yo hube yo habré...
Pudo pasar que jugaran con nosotros a la psicogénesis, ponele, la construcción del lenguaje "como te suena", y ahora, 30 años después, no supiera conjugar los verbos, peo sería más creativa?
Por suerte, en el 83 tenía la edad exacta para no perderme la fiesta, y el sida no existía y podemos jugar a los contrafácticos y que todo nos chupeunhué (al menos, de a ratos)

Gra dijo...

Eso mesmo, Laura. Que todo nos chupenhué (al menos de a ratos).